A ROOM OF ONE'S OWN. Habitación apropiada



Artoteca Austriaca. Estampa

Instalación. Medidas variables

Grabados calcográficos sobre tejidos, bordados y objetos

Madrid
2000






Habitación apropiada. Instalación: ESTAMPA 2000, Madrid






Detalle



RE-PRESENTACIÓN – PRESENTE OTRA VEZ
Unidades Mínimas de Representación


Habitación apropiada es una instalación que reúne una serie de cabezas alineadas cuyo género es imposible de definir -su identidad aparece únicamente a través de la (aposición de segmentos de) la palabra ANA, escrita sobre ellas-. Están colocadas en tres paredes negras de una habitación negra, cuyo suelo tiene el mismo color. Sobre estas cabezas, en cada pared, hay una escultura icono u objeto fetiche. La artista al relacionar este cuarto con la obra de Virginia Woolf nos remite a una idea de espacio privado, que la escritora reclamaba como pre-requisito para el desarrollo de la creatividad de la artista, afirmando simultáneamente que la mujer alcanzó su madurez e independencia.

Tanto Ana DMatos como Virginia Woolf nos remiten al hilo de la historia. La escritora afirmaba que las obras maestras no nacen por sí mismas sino que son el resultado de muchos años de pensamiento en común, de pensar a través del cuerpo de las personas hasta que la experiencia de la masa hable a través de una voz única. Virginia Woolf incidía además sobre la necesidad de relación de los seres humanos no solo entre sí sino también con la realidad. Y es en este punto en el que la obra de Ana DMatos refleja esta consciencia de temporalidad, bien retrocediendo en el tiempo, mirando al futuro, o, mostrando cortes transversales en la historia.



detalle


En una visita al Museo de Viena Naturhistorisches Museum, la artista se encontró con una colección de animales disecados, provenientes de las más diversas partes del mundo. No olvidará esa visión. Ana DMatos reflexiona sobre lo que es hoy moderno y mañana estará ocupando un lugar en el pasado. Otra vivencia que tuvo en un safari, en el Kruger National Park, en África del Sur, la lleva a identificar estas cabezas que expone en The Room of one´s own, con la piel de la artista. La artista es exhibida como un trofeo de caza, objeto y sujeto de la representación.
La crítica de la artista al proceso de creación de iconos de identidad y género es un aspecto que se encuentra en toda su obra. Relaciona así áreas tan distintas como la historia, la paleontología, la museística, la lingüística, la literatura, la antropología y la sociología, revelando la inevitable relación del proceso de creación con estas diversas fases de la realidad.
Desde el punto de vista formal, los materiales y las técnicas que Ana DMatos utiliza son también de por sí complementos y vehículo que refuerzan su visión. Esta cohesión entre forma y contenido es notable. La artista trabaja con el grabado en tela, tratada con pigmento, bordada o cosida a máquina y usa así mismo el papel y el cabello.

Uno de los aspectos más fascinantes de su obra es el hecho de que aquello que nos parece obvio es exactamente una metáfora de su contrario. Resultado de la labor irónica del artista que utiliza el montaje para revelarnos el proceso de desconstrucción de iconos, cuyas formas y
significados latentes indaga.



Detalle


La artista ha estado guiándonos por el laberinto de su sensibilidad y pensamiento, de un lado a otro, sugiriéndonos su idea de identidad y género. Con los años encontramos que en su trabajo que recurre a determinadas imágenes. La artista busca su origen, y a cada paso nos ofrece una selección de ellas que expresa sus inquietudes y certezas. Tendente a la simbología del mundo femenino y escogiendo el cuerpo y la vestimenta como significativos paradigmas, la artista nos presenta un repertorio de unidades mínimas de representación. Entre la vestimenta escogemos unidades como: los vestidos cortos sin mangas, los guantes, las medias. Entre el ejemplo de cuerpo bosquejamos los torsos, las cabezas, los labios, las calaveras y el pelo. Esos elementos son lo que puede ser considerado unidades mínimas de representación, es decir, elementales formas visuales con un significado relevante. En este caso se trata de identidad y feminidad o neutralidad y ausencia de significado de género. La sencillísima coletilla de GIRL GIRL GIRL es la traducción literal de un código lingüístico para este género y a su vez, signo de identidad.

Wilfredo Lam dijo: “Yo pinto, pero mi meta no es reconocer una línea, el espacio, el color, sino comunicar, hacerlo de forma que todo el mundo se pregunte a sí mismo por la razón de su existencia.” Esta intencionalidad está presente también en el trabajo de Ana DMatos y podemos decir que esta provocación es una de las características principales de su obra. La pregunta del artista es ¿Quién eres tú?. En su detallada respuesta la artista funde el cuerpo y el vestido creando nuevas imágenes como vestidos con brazos y piernas. Y su opuesto: torsos desnudos descabezados. Combinando los dos ejemplos la artista crea nuevos campos de significados.
Las cabezas y las calaveras remiten a una categoría de la identidad universal.
Desprovistas de signo sexual, tanto las cabezas como las calaveras nos informan de la última frontera de la identidad, que nos he transmitida por su ambigüedad, carencia de género o total imposibilidad de cualquier forma de narcisismo.

Cuando la artista con la perspectiva etnográfica no resiste a utilizar labios pintados de rojo, abalorios... nos abre las puertas del sueño. La iconografía creada por la voluntad humana sobrevive a la muerte, a lo inevitable y, posibilita un sueño colectivo, estético y narcisista, por lo que las calaveras y las primitivas momias son un excelente ejemplo. En su obra la representación es la vida.

María Luisa Santos Costa, 2002




Detalle


Texto ©María Luisa Santos Costa
Imágenes ©Ana DMatos